Sin Gobierno

Las últimas encuestas muestran la preocupación ciudadana por la falta de gobierno, y aunque de primeras entiendo esa desazón ante esta nueva situación, haciendo algo de memoria, casi que deberíamos estar aliviados ante este paréntesis.

A nivel internacional cierto es que estamos sin representación, pero teniendo en cuenta la pérdida que llevamos sufriendo en peso internacional desde que no están en las altas esferas ni Rato, ni Almunia, ni Solana… no tengo claro que hubiese mejorado gran cosa la situación si ya tuviésemos gobierno.

Y es que deberíamos preguntarnos: ¿qué ha hecho de bueno el gobierno durante los últimos 4 años?

Algunas leyes acertadas contra el fraude, pero una amnistía fiscal, copagos sanitarios, recortes a pensionistas y funcionarios,etc.

Cierto es que la crisis y presiones de Bruselas/Alemania daban pie a ello, pero es que además se ha aprobado un impuesto al Sol, se siguen permitiendo los precios abusivos y la no competencia de eléctricas y petroleras que podrían haber aliviado la factura de familias y pequeñas empresas, y no se ha hecho ningún esfuerzo por disminuir el número de desahucios en nuestro país.

Para no sólo hablar de números, nos han regalado toques exóticos como otorgar medallas a Vírgenes, que sonroja a cualquiera y que nos retrotrae décadas.

Pero, a poco que hagamos sumas y restas, vemos que el rescate que ha llevado a los recortes, es consecuencia directa del desmadre ocurrido en las Cajas de Ahorros, donde están colocados políticos y amiguetes. La mayor parte del dinero recibido y que ahora devolvemos entre todos ha ido a manos de los que nos gobiernan y a sus satélites, ya sea a nivel nacional y de comunidades autónomas.

Triste es el nivel político que tenemos para llegar a la conclusión de que quizás estemos mejor, al menos por un tiempo, sin gobierno.

Anuncios

Son las personas

“Son las personas”, ésta es la frase que repiten como un mantra desde el PP a cada nuevo caso de corrupción que sale a la luz. Sí, los libros de cuentas no son corruptos, ni las sillas sobre las que se sientan para escribir en ellos. Una obviedad que intenta ocultar la expresión “organización criminal”, y que en conversaciones con gente cercana, he comprobado, atónita, que ha calado.

Que yo recuerde, cuando la policía desarticula una banda criminal, mafia, etc, tanto la Policía como el Ministro del Interior en sus declaraciones al explicar el modus operandi de la organización, pasan por alto la obviedad de que son personas las que comenten esos delitos.

Señores, cuando una persona aquí, otra allá, de forma no conectada “mete mano en la caja” se trata de personas corruptas. Esto pasa y seguirá pasando, pues la tentación es inherente al ser humano. Unos ceden a ella y otros no.

Cuando lo anterior no sólo se generaliza, sino que los corruptos se interconectan tejiendo una red para ser más eficientes en su captación de fondos, estamos a otro nivel. Cuando además en esa red se encuentran los mandamás del partido y de las instituciones, queda inhabilitado por falta de gente decente capaz de gestionar esas instituciones. Lo estamos viendo en Valencia, aunque hayan sido los jueces los que, como siempre, dan el primer paso, mientras a nivel nacional miran para otro lado.

Y por último, cuando los dirigentes máximos no solo miran para otro lado sino que además protegen a los que ya se sabe que probablemente serán imputados, como ha ocurrido con Barberá o de la Serna (lo mantuvieron aforado en la comisión permanente de las Cortes cuando éstas se disolvieron) la desconfianza llega a Génova.

Son las personas… Sí, las mafias están compuestas por personas, otra obviedad, aunque menos conveniente.

Diputado De la Serna

El “asunto” de De la Serna sigue coleando semanas después de que saliesen a la luz conversaciones de, cuanto menos, negocios poco ortodoxos desde su posición de privilegio.

Entonces el PP le pidió que dejase su candidatura a diputado como número dos por Segovia, a lo que él respondió evaporándose. Y desaparecido siguió toda la campaña electoral y hasta tomar su acta de diputado. Siempre pensé que el Partido Popular pedía su dimisión por miedo a perder un diputado en las inmediatas elecciones, vista su actitud mucho más laxa en otros casos similares.

Por esto me sorprende que una vez pasadas las elecciones, hoy que los diputados ocupan su escaño, se siga hablando del tema.

Y es que, por una vez, no tengo claro que deba que dimitir. Por una vez, los segovianos sabían a qué tipo de persona estaban votando, porque independientemente del futuro juicio, la conversación que todos hemos escuchado, es real. Sabían de sus tejemanejes y aun así han preferido votar a De la Serna en vez de a candidatos de otros partidos. Los segovianos son responsables de que esté en el Congreso, y ahí es donde debería ponerse también el foco.

Suspenso

Sabréis que según la última encuesta del CIS a ningún “líder” político los ciudadanos le dan el aprobado. Es algo habitual, pero no deja de sorprenderme. ¿Votamos a unos partidos sin gustarnos un pelo sus dirigentes? ¿no tenían en sus filas candidatos más competentes? O acaso ¿somos demasiado exigentes?
Entiendo que el partido que gobierna es el que más desgaste arrastra, pero ¿cómo de mal hay que hacerlo para no aprobar estando en la oposición?
Particularmente no me parece que Albert Rivera, Alberto Garzón o Pablo Iglesias estén haciendo mala campaña o no estén a la altura, otra cosa es que nos gusten o no sus propuestas. No sabemos que nota obtendrían, no aparecen en la encuesta.
En cambio, estoy ojiplática (si existe la palabra) ante las declaraciones de Pedro Sanchez. Parece que hubiese creado un partido antesdeayer, en el que aún no tuviesen las líneas programáticas claras, haciendo propuestas que más bien parecen ocurrencias y otras que ha de rectificar o dejar caer en el olvido a cada poco. Haciendo un repaso breve:
– funerales de estado para las víctimas de violencia doméstica (se desdijo días después)
– educación hasta los 18 años obligatoria (¿de donde saca tan brillante idea?)
– llevar el Senado a Barcelona (¿cree que así aplacará a los independentistas?)
– nación catalana/ no nación catalana
– fichajes “estrella” como Zaida Cantera e Irene Lozano.
Si os animáis y recordáis alguna más, no dudéis en añadirlas, a ver si nos reímos un poco, aunque sea por no llorar.

Ahora

Un par de semanas lleva de andadura el nuevo periódico “Ahora”, que se distribuye semanalmente en versiones digital y papel.
Veo a sus valedores muy ilusionados por los distintos canales de televisión dando a conocer la buena nueva. La idea de mostrar las noticias de un modo más reflexivo, sin juegos de titulares morbosos e incluso contradictorios con las propias noticias a continuación desarrolladas, me parece, valga la redundancia, una gran noticia.
Daremos una oportunidad a un proyecto con tan noble intención.
A raíz de ello y de forma aparentemente contradictoria diré, y supongo que no soy la única, que estoy cansada de tanta “reflexión”, si pueden llamarse así a los comentarios que mañana, tarde y noche nos llegan desde programas presuntamente informativos en los que se pretende analizar la actualidad política del país.
No sé si es mi retorcida mente, pero me asemejan cada día más al Sálvame que me niego a ver.
Infórmennos, amplíen las noticias, vayan al fondo de las cuestiones, no se queden en la superficie, que nosotros, ciudadanos, llegaremos a nuestras conclusiones.