Daño frente a Ofensa

Como casi todas las tendencias hoy en día, es otra aportación/importación de Estados Unidos: la confusión entre Daño y Ofensa.

El daño es algo objetivo, mientras que somos libres de sentirnos ofendidos ante expresiones o actos dirigidos a nosotros. Es más, hasta podemos sentirnos objeto de ofensa por personas que ni siquiera pensaban en nosotros en el momento de emitir sus palabras.

Ejemplos, los que quieran.

Daño me hacen cuando en el vagón de metro, juntitos como vamos, me pisan el día que llevo sandalias. Aunque me pidan educadamente disculpas, me sigue doliendo el pie.

Si me dicen lo feo que son mis pies, en cambio, no me hacen daño ninguno, siendo libertad mía el obviar tan tonto comentario, responder con alguna ingeniosidad o ponerme echa una furia.

Esto viene a raíz de un programa radio de la SER, en que medio se disculpaban esta semana con una oyente que se sintió ofendida, por decir en el programa que la quinoa era algo de moda y se comía en muchos casos más por snobismo que por su calidad nutricional, teniendo productos como lentejas, más cercanos a nosotros y con propiedades similares. Al parecer, en Colombia, de donde esta oyente es originaria, la quinoa forma parte de su dieta y no le gustó el comentario.

Caso más grave y de mayor vergüenza es el de las manifestaciones contra el matrimonio homosexual. Cuestión de prejuicios y de imposición de nuestras convicciones a los demás, pero daño, por ningún lado.

Particularmente me molestan los monólogos, tan de moda ahora, sobre la diferencia de sexos, pues creo que contribuyen a perpetuar conductas. En la situación actual no sería descabellado pensar que los prohíban si un grupo de gente decide  manifestarse o denunciar la “ofensa” en vez de cambiar de canal.

Así todos los días, por mil motivos, llevados hasta a los juzgados, que tienen cosas más importantes de qué ocuparse que de nuestras inseguridades, prejuicios, y de cómo encajar críticas.

Imaginen tener que medir las palabras en todo momento por si somos grabados y se pone fuera de contexto una expresión. No creo que se salvasen ni el 10% de los chistes actuales si pensamos en a quien puede molestar.

Me preocupa que, con el tiempo, puede derivar en una autocensura nada saludable.

Anuncios