Obviedades II: Gato al Agua

En la sobremesa del pasado jueves noche, zapeando desde el sofá, la casualidad y algo de curiosidad me llevó a parar en el programa “el gato al agua”.
Estupefacta me quedé al escuchar en Alejo Vidal Quadras y Eduardo García Serrano, palabras que yo misma he pronunciado en tertulias entre amigos y familiares. La sorpresa vino porque después de escuchar debates de tertulianos y candidatos durante estas largas precampaña y campaña electoral, sin que nadie las pusiese sobre la mesa, no esperaba oírlas ya.
Primera: Recortar como lo ha hecho el PP no tiene mérito (en la tertulia hablaban de economía que haría cualquier señora de pueblo). Bajar salarios, abaratar el despido, recortar ayudas, pagar medicamentos por parte de quienes antes los conseguían gratuitamente, etc, eso lo hace cualquiera, hasta Zapatero.
Lo difícil es hacer una reforma fiscal que no asfixie a la pequeña empresa pero sin huecos por los que se cuelen las grandes empresas con abogados dedicados exclusivamente a buscar esos agujeros. Lo difícil es obligar a los bancos rescatados a que parte de los beneficios que ya empiezan a obtener, sean devueltos al Estado. Tampoco parece fácil acabar con las Sicav, ni multar a las eléctricas y petroleras por los precios escandalosamente elevados de sus tarifas y obligarles a que realmente compitan y por tanto, bajen precios. Etc, etc, etc…
Segunda: De una forma más nítida que Iñigo Errejón y Pablo Iglesias concretaban con una palabra lo que muchas veces desde Podemos definen como “La Casta” o “Vieja Política”. Vivimos en una Partitocracia, de modo que independientemente de las ideas que defiendan PP y PSOE, viven “apoltronados”, sin notar la crisis en sus bolsillos, empleando a familiares y amigos como asesores, sin conocer el paro. Pagando gastos personales con dinero público y votando en contra de propuestas que conlleven mayor control de ese gasto. Asesorando empresas desde sus posiciones de información privilegiada, etc, etc, etc….
No, no son mayoría dentro de los partidos, pero son demasiados dentro de los puestos importantes y suficientes para llevar la precariedad a nuestros bolsillos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s